Cada control o sensor inalámbrico se programa mediante la función de detección inteligente de la central. Estos poseen un código único dentro del sistema, condición que los convierte en una zona única e independiente a cada uno de ellos.